Huelasilos & Queolatumbas, Sergio Guerra
a partir de materia gris de Andrés Anwandter

En materia gris se forman moléculas poéticas, torsión del trasfondo de la lengua, tironeando la memoria, haciendo presente el pasado o presentando el presente como una recurrencia del recuerdo, sin escape a su acecho. Santiago como imagen distante y terrible, en el pasado que frecuente vuelve, aire frío que ingresa por una ventana abierta, a la casa en que descansa, la conciencia de quien no deja de recordar a fogonazos, detonaciones, chispazos de lenguaje, arreciados por una melodía, musiquilla de las palabras en descenso.

La pesadilla secuela en rincones de ciudades distantes, vuelve la imagen de santiago a flexionar los laberintos del pensamiento, irradia desde su materia gris, destella en un cotidiano trizado por la distancia y hace al poema distante a su vez. Gris murmullo, mantra en la tapa de los sesos, orquestando la sintaxis en que se suspenden bloques poéticos.

Perspectiva visual y conceptual que activa una superposición de planos de sentido en el poema, de superficies trasparentes; capas temporales yuxtapuestas, dejan ver la imagen que le sostiene, veladuras de un pasado –tiempos de Dictadura Militar en Chile– visto desde una distancia geográfica –el poeta escribe en Inglaterra– que calibra no ya el ojo, sino el oído que va al timón del devaneo poético en materia gris.

La temporalidad prismática del poema refracta virtuales sendas de aconteceres, enraizadas en el cotidiano que es el deseo y la memoria. Carril en que la angustia de las horas se transmuta en lenguaje; exploratoria vital en el desarraigo, medio aburrido, medio latiáo, medio entusiasta con el devenir visto en su profundo entrelazamiento. Hay una voz cansada aunque madura, que se desliza tras las torsiones de la forma. Acá intuyo, la forma es a la vez el fondo del poema. Todo está en el lenguaje, en su entidad orgánica, como una droga que produce sopor y alucinaciones, destellan las imágenes. Hay en ese extrañamiento un desplazarse a la extranjería. Dice el poeta sentirse en una película sin subtítulos viviendo allá. Otra forma del ojo estrábico; con la mirada puesta a cada lado del continente, cuajándose el pliegue neobarroco, a la manera breve y contenida de José Kozer. Desde una insistencia cotidiana en el registro, cartografía de la memoria.

La inocencia es un traje de invierno, cita de William Blake con la cual Andrés Anwandter abre su libro. En el descreimiento que hay hacia los discursos oficiales, se asoma un pliegue de potencia crítica de interesantes resonancias, aún más, amplificada desde una exploración en la forma del poema. Una mudanza de trajes.

Calibrado por una pátina de lucidez, que se desplaza del eje de asociaciones sonoras que venía trabajando el poeta en sus anteriores libros. Juegos de palabras, como en Juegos Florales –poema anterior a la presente entrega– escrito en pentasílabo y repleto de frases recicladas desde lo cotidiano, que generan un cortocircuito del sentido; en materia gris asistimos a una veta de crítica social y política sin abandonar la maleabilidad del lenguaje, sin abandonar la especificidad poética, que le es su cimiento al poeta y en ese sentido se acerca a lectores más distantes u opuestos al arte por el arte. Hay en materia gris una subida de voltaje que lo sintoniza con una búsqueda de tono y crudeza pasando del pop al punk, en algunos instantes de su poesía, dotándola de una vitalidad encomiable.

materia gris, andrés anwandter. Ed. Overol, 2019, 253 pág.

 

SELECCIÓN DE POEMAS

La forma del presente
no importa

XXXXXXXXXXXXXXXX

la caja en la que viene
el papel de envolver

todo ello es destruido
de inmediato
por el niño

a quien importa el contenido
no la forma del poema

en una broma
repetida
en vez de objeto

hay otra caja al interior
de la caja

y otra más
al infinito
que algunos

tontos graves
habrá siempre

en el mundo
literario
no entiendan

las palabras se adelantan
al sentido

unos autitos
de metal
con los que juega

sobre la mesa
de la cocina

a crear
accidentes
de tránsito

proporcionando además
música incidental

con increíbles arreglos vocales

XXXXXXXXXXXXXXXX

muros que nunca cayeron

i.

me pintaron la upé en blanco y negro
varias manos de pintura

sobre el muro imaginario
que divide el interior

de la historia del siglo
anterior

XXXXXXXXXXXXXXXX

ii.

me pintaron la upé en blanco y negro
el color de los murales una gama


de grisessssssss borroneados
por las manos sucesivas

de pintura ssssspero también
sobre todo

por las dosissss a todas luces
excesivas de televisión

XXXXXXXXXXXXXXXX

iii.

me pintaron la upé en blanco y negro
una gama de grisessss la verdad

borroneada por discursos sucesivos
obsecuentes

que copiamos con lápiz grafito
sobre cuadernos pautados

sepultados bajo rumas de papeles
dibujadossss en cajones

junto a casi todo el resto
de la infancia

XXXXXXXXXXXXXXXX

iv.

me pintaron la upé en blanco y negro
una enorme humareda

que envolvía la moneda
congelada en una imagen

fugazssssss ssssentre tantas
de violenciasssslargas filas

de personas con balones
de gas

y otras escenas
fantasmas

del repertorio de horrores
del siglo veinte

XXXXXXXXXXXXXXXX

v.

me pintaron la upé en blanco y negro
y la dejaron

descascararse después
durante décadas

la muralla de enfrente
hoy en día

toda rayada
todavía

es una pared imaginaria
que esconde otra

real sssssdonde me azoto
la cabeza

cada vez que pretendo
salir del país

XXXXXXXXXXXXXXXX

el peso de la noche en el oído

un
solo
sonido
vale más

que mil imágenes

un millón
de palabras
menos

nos podríamos
ahorrar

los eternos
diálogos
de sordos

con los gritos
grabados

de un torturado

en la noche
del estadio
chile

transmitidos
por cadena
nacional

o con solamente
concebirlos

en lo profundo del oído

XXXXXXXXXXXXXXXX

cierre todas las ventanas abiertas

lucha largamente
con algunas de ellas

que no logra cerrar
cuando llega la noche

se cuela por todos
los hoyossss el invierno

le ayuda a enfriar
algunos recuerdos

congelar las relaciones
en imágenes

que refractan el pasado
se disuelven

al fondo de un vaso
o hibernan

en cubetasssss en la parte
superior del frigidaire

la memoria personal
es más vieja

que casi todos
los objetos

alrededorsss empezando
por la luz de la ampolleta

XXXXXXXXXXXXXXXX

cita entre comillas

es abuso de menores
sentar

la belleza en las rodillas
y según

las distintas
versiones

luego de hallarla
amargasss primero

insultarla o injuriarla
despuéssss salvajemente

levantando la voz
darle un par

de cachetadas
además

y calentarse
en los hechos

aunque sin llegar
a mayores

será delito o no
decirlo en verso

para los jurados del concurso

XXXXXXXXXXXXXXXX

usted debe responder

es de veras más libre un obrero
no calificadossss que explotan

bajo las narices sin olfato
de la leyssss que un ingeniero

soviéticossss encargado
de hacer un puente gigantesco

que unifique moscú con el resto
del mundossss y sea posible

de este modossss divisar
desde el espacio

las notorias diferencias
entre mapa y territorio

que hayeksss simplemente
se pasa por la raja

al igual que sus apóstoles chilenos
cuando escriben en los diarios

XXXXXXXXXXXXXXXX

la invisibilidad de los zurcidos

entre las gafas oscuras
de pinochet

y los lentes cuadrados
de allende

cuál objeto nos podríamos
robar de una muestra

históricasss para poner
varias décadas después

sobre la mesa de negociaciones
es decirsss la cocina

haciendo como
que escuchamos

las razones repetidas
del otro

bajo la luz amarilla
de una ampolleta

picar sssuna vez más
la cebolla

hallar alguna metonimia capaz
de transportarnos

realmente de vuelta a los años setenta

XXXXXXXXXXXXXXXX

cuando voy al trabajo

ayer es hoy
y será

probablemente
mañana

que camine
que te encuentres

conmigo
más o menos

en el mismo
lugar

de la alameda
vereda sur

cada cual
prisionero

de sus propias
rutinas

ve en el otro
de reojo

algo así
como un gorila

tras las rejas
del zoológico

la cabeza
tantos años

separada
del cuerpo

reemplazada
al final

por el teléfono móvil

XXXXXXXXXXXXXXXX

contra la opresión

i.

cuántos huelasilos
me pregunto

eransss al final
tanto tiempo

que no canto
en voz alta

la canción
nacional

XXXXXXXXXXXXXXXX

ii.

tres huelasilos
me parece

que indicaba
el profesor

con los dedos
al hablar

tres ssssolamente
por favor

XXXXXXXXXXXXXXXX

iii.

el clásico
huelasilo

de más
o el así

por ahí
a veces

hue
nada más

XXXXXXXXXXXXXXXX

iv.

dónde van
los huelasilos

a parar
entre tantas

otras promesas
del gobierno

de turno
que canta

XXXXXXXXXXXXXXXX

v.

cada huelasilo
que entonamos

alguna vez
en un acto

oficial
volverá

a cobrarnos
la palabra

XXXXXXXXXXXXXXXX

vi.

cuentan
los huelasilos

por ejemplo
para los refugiados

que han llegado
por millones

exageran los medios
a europa

XXXXXXXXXXXXXXXX

vii.

hay dos tiradas
de huelasilos

si contamos
la estrofa

de los valientes
soldados

actualmente
en retirada

XXXXXXXXXXXXXXXX

viii.

cuántos huelasilos
eran al final

tantos como
queolatumbas

y otros tres más
me respondo

mientras terminan
de izar la bandera

XXXXXXXXXXXXXXXX

sur

no matrimonio
sino casamiento
o casorio

bodasssss jamás

polcas o bochas
en vez
de bolitas

si acasosss bochitas

gafassss por cierto
en lugar de
lentes de sol

saltapericos

a veces
muy pocas
saltamontes

influencia de la tele

palomitas
de ningún modo
cabritas de maíz

treiles por queltehues

y matapiojos
siempre
matapiojos

nunca libélulas